18 Hijitos míos, no amemos de palabra ni de lengua, sino de hecho y en verdad.

19 En esto conocemos que somos de la verdad, y aseguraremos nuestros corazones delante de él…